Inicio Reflexiones Vidas que testifican

Vidas que testifican

Leer: 1 Pedro 3:8-16 | La Biblia en un año: Job 22–24 Hechos 11 …santificad a Dios el Señor en vuestros corazones… (v. 15).

166
0

Mientras me hospedaba en un hotel, noté una tarjeta sobre el escritorio de mi cuarto, que decía: Bienvenido Nuestra oración es que tenga una estadía reposada y un viaje fructífero.

Que el Señor lo bendiga y lo guarde, y que haga resplandecer su rostro sobre usted.

Esa tarjeta de la compañía que administra el hotel hizo que quisiera saber más, así que entré en su sitio de Internet y leí sobre su filosofía, solidez y valores. De manera encantadora, ellos buscan la excelencia y ponen en práctica su fe en el lugar de trabajo.

Su filosofía me recordó las palabras de Pedro a los seguidores de Jesús dispersos en Asia Menor. Los alentaba a demostrar su fe en Cristo en la sociedad en que vivían. Aunque enfrentaban amenazas y persecución, les dijo que no temieran: «santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros» (1 Pedro 3:15).

Un amigo mío llama a esto: «vivir un estilo de vida que exige una explicación». Independientemente de dónde vivimos o trabajamos, que Dios nos dé poder para poner en práctica nuestra fe; siempre dispuestos a responder con amabilidad y respeto a todo el que nos pregunte a qué se debe nuestra esperanza.

Señor, quiero honrarte hoy con mi testimonio.