Oh jos eternos ; Esto es lo que mi amiga Madeline pide en oración que tengan sus hijos y nietos. Su familia atravesó un período difícil que terminó con la muerte de su hija. Ante esa horrorosa pérdida, Madeline anhela que su familia no pierda la visión, consumida por el dolor de este mundo, sino que veo cada vez más allá, a la esperanza en nuestro Dios amoroso.

Pablo y sus colaboradores experimentaron un gran sufrimiento a manos de sus perseguidores e incluso de creyentes que trataban de desacreditarlos. No obstante, también sus ojos fijos en la eternidad. Con valentía, el apóstol admitía que «no [miraban] las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas »(2 Corintios 4:18).

Aunque tenían la obra de Dios, estaban «atribulados en todo […]; en apuros […]; perseguidos […]; derribados »(vv. 8-9). ¿No podría Dios haberlos librado de todo eso? Pero en lugar de desanimarse, Pablo edificó su esperanza en el «eterno peso de gloria» (v. 17). Sabía que el poder de Dios obraba en él y estaba seguro de que «el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará» (v. 14).

Cuando sentimos que nuestro mundo tambalea, fijemos nuestros ojos en Dios, la Roca eterna que nunca será destruida.

De: Estera Pirosca Escobar