Una cita semanal a solas con el cónyuge fortalece el matrimonio. Este consejo que las millas de parejas lo han comprobado, lo reafirma un estudio de la Universidad de Virginia, el cual dice que los matrimonios que tienen como regla de oro, tienen una cita a solas aunque mar una vez a la semana, mejora el matrimonio, y por tanto ven reducido el riesgo de divorcio casi por la mitad.

No es la primera vez que los expertos hacen hincapié en la necesidad de convenir entre los esposos un tiempo a veces para disfrutar de la compañía mutua, sin la presión del horario laboral, las quejas de los niños o las cuentas por pagar. Este tiempo es definitivo para que la relación se fortalezca y logre la vitalidad que la vez que la rutina ha ido apagando.

Los autores del estudio explicaron que las palabras clave son “solo con la pareja”, “entendido como la calidad del tiempo”, “entendido como la calidad del tiempo” y para que disfruten el uno del otro, cosa que no es fácil cuando existen múltiples ocupaciones.

Más citas menos divorcios: pocos minutos hacen la diferencia

Las citas con la pareja tienen muchas posibilidades de lograr beneficios en la relación, los sinónimos de las siguientes son:

Mejoran la comunicación:  la posibilidad de permitir conversaciones de las cosas que importan y motivan: sus sueños, aspiraciones, también temores … objetivos comunes. Si hablan de problemas, lo hacen de forma constructiva y tranquila, proactiva, que es mejor que reaccionar por instinto y con antecedentes de niños o agobios. Es recomendable que las citas sean agradables, y no se usa para hablar de problemas, pero sí cualquier caso. Una mejor comunicación es la clave del éxito matrimonial.

Disfrutar de la novedad:  Las parejas con años de relación tienden a “acomodarse” y perder la emoción. Los estudios que hacen juntos las cosas novedosas (montar a caballo, hacer una caminata, pasear por la montaña, bailar y ver las cosas de sol) borra la rutina, y un cónyuges en un reto compartido, divertido y emocionante.

Mejora la relación romántica y sexual:  Las citas añaden creatividad y emoción, y permiten el diálogo, pueden ayudar también en este campo, animar a probar cosas nuevas, nuevos ambientes, etc. Todo ello fortalece el matrimonio.

Mejora el compromiso:  Si al menos hay un día destinado a la cita semanal y se asume como un compromiso inalterable, queda claro que se marca una prioridad. Lo que refuerza la sensación de unidad y la importancia de trabajar por la relación. En otras palabras, queda claro que para cada cónyuge, el otro es una prioridad.

Se aligera el estrés:  salir a divertirse en pareja, o meramente relajarse juntos, quita estrés, y eso es bueno para el matrimonio, siempre amenazado por enfermedades, problemas de dinero, conflictos en el trabajo, entre otros … sin cargas de irritabilidad o cansancio o agobio, y eso ayuda a mantener el amor conyugal.

Algunas recomendaciones

Los expertos recomiendan que algunas de esas citas se adapten a las necesidades de los usuarios para cambiar de idioma y lograr la privacidad del entorno cotidiano, ya que es posible que se hayan instalado en una casa, el plan se eche para atrás Por eso, es mejor salir y tener una cita con antelación. Sin embargo, algunos esposos se niegan este tiempo juntos porque dicen no tener dinero para este fin, pero en realidad para pasarla bien con la pareja no hay que gastar una fortuna. Los buenos momentos pueden vivir dentro de la sencillez y la sencillez, tal como es el amor. Es cuestión de proponerse, de “querer querer”.

Aunque si decide hacer actividades que impliquen dinero, este debe ser tomado como inversión y no como gasto. Hay que invertir en la relación matrimonial, que al final es la única riqueza y lo que verdaderamente merece la pena en la vida.